Enfermeras para Adultos Mayores

MANEJO NO FARMACOLÓGICO DEL DOLOR EN EL ADULTO MAYOR

Ayuda a ese adulto mayor cercano, ya sea tu familiar o conocido, infórmate del manejo no farmacológico del dolor, que se refiere a técnicas y terapias que no involucran el uso de medicamentos para tratar el dolor.

Estas alternativas pueden ser muy efectivas y seguras, y pueden ser utilizadas solas o en combinación con medicamentos para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente.

 

En el caso de los adultos mayores, las terapias NO farmacológicas son de gran utilidad, ya que por lo general son personas que, a pesar de tener analgésicos indicados por su médico tratante, no dejan de sufrir molestias debido al dolor crónico, por esta razón debemos ver estas terapias como una ayuda extra y efectiva para el alivio del dolor.

 

 

 


 

 

 

¡Conoce la importancia del manejo del dolor con terapias alternativas!

Es muy importante estar capacitados en el manejo del dolor si se tiene familiares o pacientes con alguna enfermedad que les genere dolor crónico, debido a que se puede mejorar su calidad de vida con terapias o actividades simples, que ayudan a que la persona afectada pueda tener un mejor descanso e inhibición del dolor por un tiempo determinado. 

 

 

 

>> Entre las terapias NO farmacológicas más recomendadas, tenemos:

> Frío y calor:

La terapia de frío y calor es una técnica comúnmente utilizada para aliviar el dolor. La aplicación de frío ayuda a reducir la inflamación y el dolor, mientras que la aplicación de calor ayuda a relajar los músculos y aumentar el flujo sanguíneo. En general, se recomienda aplicar hielo durante los primeros días después de una lesión o dolor agudo, y luego aplicar calor para ayudar a la recuperación. Es importante seguir las instrucciones de su médico o fisioterapeuta para determinar la duración y frecuencia adecuadas de la terapia de frío y calor. 

>>” Para evitar lesiones térmicas, se recomienda colocar una barrera entre la piel y la compresa fría o caliente“<<

 

 

> Terapia física:

El ejercicio terapéutico es muy beneficioso para el adulto mayor, ya que aumenta la fuerza, mejora el equilibrio y la coordinación, favorece el sueño, aumenta la flexibilidad, estimula el sistema cardiovascular, tonifica los músculos y alivia la rigidez músculo-esquelética, la fatiga y el dolor. 

 

 

 


 

>> Existen terapias alternativas que pueden ayudar con el alivio del dolor:

 

> Aromaterapia:

Es una técnica que utiliza fragancias para promover la relajación, aliviar la tensión nerviosa y reducir el dolor. Para esta técnica se utilizan aceites, extractos o fragancias de flores, hierbas y árboles para esta técnica. Los aceites y fragancias se pueden inhalar o se pueden utilizar en diferentes tratamientos como masajes, faciales, envolturas corporales y baños.

 

 

 

> Risoterapia:

La risa y el humor son útiles para aliviar emociones negativas como la tensión nerviosa, la ira, el temor, y la depresión.

 

 

 

 

Musicoterapia:

Puede ser una opción efectiva para el manejo del dolor. Se ha demostrado que escuchar música puede reducir la percepción del dolor y disminuir la ansiedad asociada al mismo. Además, la musicoterapia puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y la calidad de vida de las personas que sufren dolor crónico.

 

 

 

> Acupuntura:

Se ha utilizado durante siglos en la medicina tradicional china y, en la actualidad, es una terapia complementaria que puede ser utilizada en conjunto con otros tratamientos médicos convencionales.

 

 

 

> Relajación a través de la meditación y respiraciones profundas:

La meditación y las técnicas de respiración pueden ser muy efectivas para reducir el estrés y promover la relajación. La meditación implica enfocar la atención en un objeto, pensamiento o actividad en particular, lo que puede ayudar a calmar la mente y reducir la ansiedad. Las técnicas de respiración, por otro lado, pueden ayudar a disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo que puede reducir los niveles de estrés y promover la relajación.

 


 

Es importante recordar que cada persona es diferente y puede responder de manera distinta a cada terapia.

 

¡Por lo que es recomendable hablar con un profesional de la salud para determinar cuál sería la mejor opción para cada caso en particular!

En conclusión, el manejo no farmacológico del dolor en el adulto mayor es fundamental para mejorar su calidad de vida y reducir la dependencia de medicamentos. A través de terapias físicas y ocupacionales, técnicas de relajación, aplicación de calor y frío, y la incorporación de prácticas como la acupuntura y acupresión, podemos ofrecer a nuestros seres queridos mayores una opción segura y efectiva para aliviar el dolor de manera integral.

 

Adicional te dejamos “Todo lo que necesitas saber sobre la actividad física en adultos mayores“, lo encuentras en: Activación física en adultos mayores

 

¡Esperamos que este artículo sea de gran utilidad! No te pierdas nuestros próximos contenidos, donde exploraremos más estrategias y consejos para ayudar a nuestros seres queridos de la tercera edad a vivir una vida plena y sin dolor.

Recuerda siempre consultar a un profesional de la salud antes de implementar cualquier estrategia de manejo del dolor. ¡Hasta la próxima!

 

¡En Cuidados Dorothea, te ofrecemos servicios de enfermería y cuidados especializados a domicilio en Bogotá!